La salud vaginal en los meses de calor: las infecciones vaginales

Las infecciones vaginales son afecciones comunes que afectan a muchas mujeres en algún momento de sus vidas. Estas infecciones pueden ser causadas por bacterias u hongos y, a menudo, se manifiestan con síntomas como picazón, irritación, flujo vaginal anormal y molestias al orinar. 

Sabemos que la humedad y el calor, especialmente en verano, hacen que incremente el número de casos. Esto se debe a que frecuentamos lugares como la piscina o la playa, en los que pasamos la mayor parte del tiempo llevando un bañador mojado, tanto dentro como fuera del agua. Los hongos y las bacterias prosperan en este tipo de entornos, por lo que no es extrañar que sea el momento del año donde abunden los casos de candidiasis y vaginosis bacteriana

Además, es la temporada de hacer escapadas, planes, vacaciones, y de relacionarnos con otros. Por eso, no es de extrañar que aumenten los casos de cistitis postcoital, porque estadísticamente es el momento del año donde incrementa el número de relaciones sexuales

Si bien algunas infecciones vaginales pueden ser leves y desaparecer por sí solas, otras pueden ser más graves y requerir tratamiento médico.

En este artículo, exploramos cuáles son las infecciones vaginales más comunes, y discutimos la relación entre estas infecciones y el clima cálido. También compartimos los consejos que debemos seguir para mantener una buena higiene cuando salimos a veranear a la playa o la piscina. 

actifemme-infecciones-vaginales-verano-2

Tipos comunes de infecciones vaginales: Candidiasis y vaginosis bacteriana

Candidiasis

La candidiasis es una infección causada por el hongo Candida, que normalmente habita en la vagina y otras áreas del cuerpo sin causar problemas. 

Sin embargo, en ciertas circunstancias, como los cambios hormonales o los cambios de temperatura, el uso de antibióticos o un sistema inmunitario debilitado, el hongo puede crecer en exceso y provocar una infección. Los síntomas de la candidiasis incluyen picazón, enrojecimiento e hinchazón de la vulva, así como un flujo vaginal blanco y grumoso.

Te puede interesar   Explorando la diastasis abdominal: causas, síntomas y tratamientos

Vaginosis bacteriana

La vaginosis bacteriana es un tipo de inflamación vaginal causada por el crecimiento excesivo de las bacterias que habitan en ella. En resumen, es un desequilibrio del ecosistema vaginal.

Es más frecuente en las mujeres que se encuentran en sus años reproductivos, pero puede afectar a mujeres de cualquier edad. Se produce a raíz de un desequilibrio en la microbiota vaginal. Ciertas actividades, como las relaciones sexuales, sin protección o con protección, las duchas vaginales frecuentes o la exposición continua a la humedad aumentan el riesgo.

La relación entre las infecciones vaginales y el clima cálido

El clima cálido y la humedad pueden crear un ambiente propicio para el crecimiento de microorganismos que causan infecciones vaginales. Esto se debe a que aumenta la sudoración y se produce un desequilibrio en la flora vaginal. De esta forma, los hongos y las bacterias se multiplican. Además, las piscinas pueden estar contaminadas con bacterias y otros patógenos que pueden ingresar al cuerpo a través de la vagina y causar infecciones.

Por lo tanto, es fundamental mantener una buena higiene íntima para prevenir infecciones vaginales durante los meses de calor. 

Consejos para mantener una buena higiene íntima en los meses de calor

Podemos incorporar las siguientes prácticas de higiene personal en nuestra rutina diaria, especialmente antes y después de nadar tanto en la piscina como en la playa:

  • Asegurarse de que la piscina esté limpia y desinfectada correctamente es crucial para prevenir la propagación de microorganismos. Es importante verificar los niveles de cloro y pH regularmente y ajustarlos según sea necesario para mantener un ambiente seguro y saludable.
  • Antes de entrar en la piscina, es importante ducharse para eliminar cualquier bacteria, hongo o suciedad que pueda quedar en el cuerpo. Después de nadar, también se recomienda ducharse nuevamente para eliminar cualquier contaminante que pueda haberse acumulado en la piel. Además, es fundamental secarse bien y cambiarse a ropa interior seca y limpia lo antes posible para evitar la proliferación de hongos y bacterias en el área genital.
  • Utilizar chanclas o sandalias para proteger los pies de posibles infecciones al caminar por áreas húmedas alrededor de la piscina.
  • Evitar compartir toallas, trajes de baño u objetos personales con otras personas, ya que esto puede propagar microorganismos.
  • Cambiar el traje de baño mojado por ropa seca lo antes posible después de salir de la piscina.
  • Evitar las piscinas con agua turbia o maloliente, porque esto puede indicar una falta de limpieza y desinfección adecuadas.
  • Si se sospecha de una infección vaginal, abstenerse de nadar en piscinas públicas hasta que se haya resuelto para evitar propagar la infección a otras personas.
Te puede interesar   El impacto psicológico de las infecciones urinarias en las mujeres

Prácticas de higiene personal para prevenir infecciones vaginales

  • Mantener el área genital limpia y seca, lavándonos suavemente con agua y jabón que contenga el pH adecuado y secándonos bien después de cada baño o ducha. Actifemme® Gel Íntimo es perfecto para la higiene íntima diaria, porque no contiene jabón, no altera el pH de la vagina y además contiene propiedades antibacterianas, antifúngicas, antiinflamatorias, calmantes y antiirritantes.
  • Usar ropa interior de algodón y evitar prendas ajustadas o sintéticas que puedan retener la humedad y promover la proliferación de hongos y bacterias.
  • Cambiar la ropa interior diariamente y después de hacer ejercicio o sudar en exceso.
  • Evitar el uso de productos perfumados o irritantes en el área genital, como jabones o geles de baño con pH que puedan alterar la zona vaginal, aerosoles y toallas sanitarias, ya que pueden alterar el equilibrio de la flora vaginal y aumentar el riesgo de infecciones. 
  • Limpiar de adelante hacia atrás después de ir al baño para evitar la propagación de bacterias del recto a la vagina.

Cómo reconocer y tratar las infecciones vaginales

Si se sospecha de una infección vaginal, es importante buscar atención médica para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuados. Especialmente si sufrimos alguno de los síntomas que hemos mencionado.

El tratamiento de las infecciones vaginales puede variar según la causa y la gravedad de la infección. Por ejemplo, las infecciones por hongos, como la candidiasis, generalmente se tratan con medicamentos antifúngicos, mientras que las infecciones bacterianas, como la vaginosis, pueden requerir antibióticos. En estos casos, podríamos incorporar probióticos, que actúan como coadyuvantes y favorecen la prevención de las infecciones.

Es importante seguir las indicaciones del médico y completar el tratamiento prescrito, incluso si los síntomas mejoran antes.

El papel de una dieta equilibrada y el sistema inmunitario en la prevención de infecciones

Una dieta saludable, rica en frutas, verduras, proteínas magras y granos integrales, puede ayudar a mantener el equilibrio de la flora vaginal y apoyar el sistema inmunológico. Además, es importante beber suficiente agua para mantenerse hidratado y eliminar las bacterias y otros patógenos del cuerpo.

Además de una dieta equilibrada, mantener un estilo de vida saludable, como dormir lo suficiente, hacer ejercicio regularmente y reducir el estrés, también puede ayudar a fortalecer el sistema inmunitario y prevenir infecciones.

Actifemme Óptima y Gel íntimo alcalino, imprescindible para hacer frente a las infecciones vaginales.

Adicionalmente, si sospechamos que tenemos vaginosis bacteriana o candidiasis, o que somos propensos a contraer cualquiera de las dos, podríamos implementar el Actifemme® Óptima Oral para prevenir el desarrollo de estas patologías o infecciones.

Packaging-OPTIMA-14Actifemme® Óptima Oral es un complemento alimenticio con eficacia demostrada clínicamente en:

  • Inhibición del crecimiento de patógenos urogenitales.
  • Actividad antiinflamatoria.
  • Mejoría de la Vaginosis Bacteriana y coadyuvante al tratamiento antibiótico en VB.
  • Reducción de la tasa de recurrencias y restauración de la microbiota vaginal.
  • Colonización vaginal y gastrointestinal.
  • Restablecimiento del pH vaginal.

Todas estas ventajas, sumadas a una dieta adecuada y a un estilo de vida saludables, deberían ser suficientes para reducir los casos de vaginosis y candidiasis. Si tomamos el suplemente mientras sufrimos la infección, es recomendable complementarlo con geles íntimos para el picor, como Actifemme® Gel íntimo alcalino pH8, que además de calma el picor, también actúa contra el escozor y las irritaciones de la piel en caso de candidiasis.

actifemme-intimo-gel-alcalino-ph8

Cuándo buscar ayuda médica para las infecciones vaginales

Es importante buscar atención médica si se experimentan síntomas de una infección vaginal, como picazón, enrojecimiento, hinchazón, flujo vaginal anormal o molestias al orinar. Un médico puede diagnosticar la causa de la infección y prescribir el tratamiento adecuado.

Además, si los síntomas no mejoran después de seguir el tratamiento prescrito o si las infecciones vaginales se vuelven recurrentes, es fundamental consultar a un médico para evaluar posibles factores subyacentes y ajustar el tratamiento según sea necesario.