Cómo aumentar la fertilidad de forma natural

La planificación de tu embarazo puede provocar fatiga, preocupación, rabia, ansiedad, e incluso insomnio. El dominio de estas emociones tras pasar los meses y no quedar embarazada puede ser más difícil de cargar sin la información correcta para mantener el control interno de ellas.

aumentar-fertilidad-actifemme-
Aumentar la fertilidad con Actifemme

Nuestro estilo de vida puede influir positiva o negativamente en la fertilidad del cuerpo. Si quieres realizar cambios para lograr un embarazo, es importante que conozcas las mejores formas naturales para ello. Has de cuidar tu salud mental y física y tener una alimentación y sexualidad saludable.

Si hasta el momento no tienes una rutina del todo saludable y quieres quedarte embarazada, necesitas empezar al menos 6 meses antes de concebir. Necesitas hacer un pertinente cuidado de tu salud en cada aspecto para que la concepción sea sana. Así, el desarrollo de tu bebé contará con las mejores condiciones posibles.

Lo primero: cuidar los hábitos y la salud aumentar la fertilidad

La salud física y mental es fundamental para favorecer la fertilidad y lograr el embarazo. Tener una rutina es saludable, así que al adoptar hábitos saludables notarás un cambio en tu salud de manera progresiva.

Otro factor relevante que afecta la salud y tu fertilidad es el estrés. Para disminuir tus niveles puedes realizar distintas actividades que te ayuden a relajarte, como yoga, música o meditación. Esto funciona como una rutina que favorecerá tu bienestar.

embarazo-fertilidad-mujer-ovulo-esperma
Aumentar la fertilidad con Actifemme

Igualmente, realizar rutinas sanas antes de dormir te ayudarán a relajar y encontrar el equilibrio perfecto para la concepción.

Peso y actividad física

Las actividades físicas pueden ayudarte con la oxigenación celular, lo que resulta importante para la fecundación. Puedes hacer ejercicios moderados al menos 180 minutos a la semana para impulsar la fertilidad de forma natural.

En este sentido, el peso juega un papel clave. Tanto el exceso de masa corporal como un peso muy bajo pueden desequilibrar tu organismo y afectar la concepción. No obstante, realizando una dieta sana y ejercicios diariamente te puedes mantener en el peso saludable para concebir.

Higiene y salud en general

Si sufres de alguna patología como anemia, diabetes, hipotiroidismo o alguna otra enfermedad, es fundamental que puedas tener un control con un especialista. Esto, mucho antes de empezar a buscar el embarazo, ya que estás condiciones pueden provocar infertilidad o abortos.

Igualmente, parte de la salud para concebir, implica una higiene bucal priorizada. La mayoría de las infecciones bucales afectan tu sistema inmunitario y crean problemas de fertilidad. Si presentas problemas en tu boca, un dentista te ayudará a mantener la higiene correcta.

Sexualidad

No debes obsesionarte con mantener relaciones sexuales siempre que sean tus días fértiles en el calendario de tu ciclo menstrual. No es necesario que llegues a un acuerdo de horario con tu pareja, puedes mantenerlas siempre que queráis.

Un impulso para la concepción es el placer sexual que favorece al esperma para fecundar correctamente el óvulo, al igual que aumenta la prolactina, cuya hormona aumenta la fertilidad. No te compliques demasiado y mantén una vida sexual sana con tu pareja.

Complementos para aumentar la fertilidad femenina

No conviene automedicarse. No obstante, hay algunos suplementos que puedes encontrar en los alimentos y bebidas naturales que te ayudarán a aumentar tu fertilidad de forma natural.

  • Omega 3: Es un tipo de grasa que contiene nutrientes para reducir los fallos ovulatorios y su falta ocasiona alteraciones en el sistema nervioso del feto. Pueden encontrarse en frutos secos como las semillas de cáñamo y en las nueces.
  • Vitaminas: Tanto la vitamina D como la B12 cumplen un rol importante en la fertilidad natural, así como en el mantenimiento del sistema nervioso. Disminuyen el riesgo de que el embrión tenga alteraciones cromosómicas.
  • Ácido fólico: Esta vitamina del grupo B se recomienda tomar con un mes de anticipación a la pre-concepción. La falta del ácido fólico puede provocar que el feto tenga bajo peso y deformaciones en el tubo neural.