Guía completa para entender la ovulación

La ovulación es una fase crucial en el ciclo menstrual de una mujer, y es esencial para la concepción y el embarazo. Pero, ¿qué es exactamente la ovulación? ¿Cómo funciona y cuándo ocurre? ¿Cómo puedes saber cuándo estás ovulando? 

En esta guía, intentaremos responder a las preguntas más frecuentes que se hacen las mujeres que buscan concebir, y proporcionaremos una visión detallada de este proceso fundamental en la salud reproductiva femenina.

actifemme-ovulacion

¿Qué es la ovulación y cuándo ocurre?

La ovulación es el proceso en el que un óvulo abandona el ovario, con la esperanza de ser fecundado. Este óvulo luego viaja a través de las trompas de Falopio. En otras palabras, la ovulación es la etapa en el ciclo menstrual de una mujer en la que es más probable que se produzca el embarazo.

Dentro de los ovarios de una mujer, hay cientos de miles de folículos que albergan óvulos inmaduros. En cada ciclo menstrual, uno (o a veces dos) de estos óvulos madura y el folículo se rompe para liberarlo, gracias a las hormonas.

Generalmente, ocurre en la mitad del ciclo menstrual de una mujer, más o menos alrededor del día 14 en un ciclo regular de 28 días. Pero no olvidemos que cada mujer es única, y que los ciclos menstruales no siempre tienen que ser regulares. El momento exacto de la ovulación puede variar dependiendo de la persona.

Si queremos calcular cuándo es el momento ideal para concebir, podemos restar 14 días a la duración de nuestro ciclo menstrual. Esto nos ayudará a estimar cuándo ocurre la ovulación y podremos utilizar esta información para predecir nuestros días fértiles. 

Te puede interesar   La importancia de los probióticos para la salud vaginal

Adicionalmente, existen los kits de predicción de la ovulación. Miden los niveles de la hormona luteinizante (LH) en la orina, que casualmente alcanza su punto máximo antes de la ovulación.

¿Cuáles son los signos de la ovulación?

Cada vez que nuestro cuerpo ovula sufre cambios, y estos cambios, si los percibimos a tiempo, son indicativos de que el proceso ha comenzado. 

Entre estos cambios incluimos las alteraciones en el moco cervical, que se vuelve más abundante, transparente y tiene una consistencia similar a la de la clara de huevo. También podemos llegar a sentir dolor en la parte baja del abdomen, lo que se conoce dolor de ovulación.

Aprovecha la ventana fértil

Por “ventana fértil” nos referimos a los días del ciclo menstrual en los que el embarazo es viable. Técnicamente, solo es posible durante los cinco días antes de la ovulación hasta el propio día de la ovulación.

Puedes identificar tu ventana fértil calculando la duración de tu ciclo menstrual. Si tu ciclo promedio es de 28 días, debes ovular alrededor del día 14. Por lo tanto, tu ventana fértil serían los seis días antes del día número 14.

En nuestra página web contamos con una calculadora de días fértiles, para aquellas interesadas en concebir. 

Para aumentar las posibilidades de concebir, es recomendable tener relaciones sexuales durante nuestra ventana fértil. Dado que los espermatozoides pueden vivir en el cuerpo de una mujer durante varios días, tener relaciones sexuales en los días previos a la ovulación es lo más recomendable si queremos quedarnos encinta.

¿Qué es la anovulación?

La anovulación es la ausencia de ovulación. Ocurre por distintos motivos, incluyendo el estrés, los efectos de alguna enfermedad, la falta de peso, el ejercicio extremo y el envejecimiento. A día de hoy, es una de las principales causas de infertilidad.

El tratamiento para la anovulación dependerá de aquello que la haya provocado. En los casos menos graves, podemos restaurar nuestro ciclo de ovulación normal realizando pequeños cambios en nuestros hábitos o en la dieta. En los demás casos, y siempre que hayamos consultado a un médico primero, podríamos empezar a considerar llevar a cabo tratamientos para la fertilidad.

Te puede interesar   La Menopausia Quirúrgica: Todo lo que Necesitas Saber

Ovulación y embarazo

La ovulación es un requisito imprescindible para poder quedarnos embarazadas. Sin ovulación, no hay óvulo que pueda fecundarse. Sin cigoto (óvulo fecundado), el embarazo nunca ocurre. Por lo tanto, entender y llevar un control sobre nuestro ciclo de ovulación podría ayudarnos a quedarnos embarazadas (o evitarlo).

Por ejemplo, al evitar las relaciones sexuales durante nuestra ventana fértil, o utilizando métodos anticonceptivos durante este tiempo, podemos utilizar la ovulación como una forma de anticoncepción natural (aunque recomendamos siempre utilizar protección si estamos evitando concebir). 

Ovulación y salud hormonal

La ovulación es un indicador clave de la salud hormonal de una mujer. Los trastornos de la ovulación pueden ser una señal de desequilibrios hormonales u otros problemas de salud reproductiva. 

Si nuestros ciclos son irregulares, con reglas muy dolorosas o si estamos teniendo dificultades para concebir, quizá deberíamos consultar a un médico sobre el estado de nuestras hormonas. El profesional realizará entonces una serie de pruebas para determinar si tenemos un desequilibrio hormonal y podrá sugerir tratamientos adecuados.

Preguntas frecuentes:

¿Puedo ovular dos veces en un mismo ciclo?

Aunque es raro, es posible ovular dos veces en el mismo ciclo menstrual. Se llaman ciclos bifásicos, y son la causa principal de los embarazos de mellizos, donde los bebés son concebidos en diferentes momentos y no comparten el mismo cigoto.

¿Qué ocurre con la ovulación después del embarazo? 

Después del embarazo, la ovulación puede tardar un tiempo en reanudarse. Generalmente, esto ocurre durante el período de lactancia.

¿Puedo ovular sin tener la regla? 

Sí, es posible ovular sin tener la regla. Esto se conoce como “ovulación silenciosa” y puede ocurrir por varias razones, incluyendo el estrés, algunas enfermedades y ciertos medicamentos.

En resumen, la ovulación es un aspecto fundamental de la salud reproductiva de una mujer. Al comprender nuestro ciclo de ovulación, podemos tomar el control de nuestra salud y aumentar las posibilidades de concebir un bebé.