Síndrome premenstrual: qué es y cómo tratarlo

El ciclo menstrual tiene una serie de fases que, en ocasiones, vienen acompañadas de ciertos cambios físicos y emocionales que pueden alterar la calidad de vida de la mujer. Precisamente, el síndrome menstrual es un trastorno asociado a este aspecto de la biología femenina.

Muchas veces, el desconocimiento de este síndrome evita que pueda ser tratado correctamente o que sea confundido con otras dolencias. Por eso, conocer en qué consiste y por qué se produce ayudará a encontrar una solución efectiva.

Síndrome premenstrual-mujer-chef-menopausia-actifemme
Síndrome premenstrual

¿De qué se trata el síndrome premenstrual o SPM?

Como sabrás, el ciclo menstrual cuenta con una serie de fases a través de las cuales se prepara el cuerpo de la mujer para la reproducción. Estas fases son: menstruación, fase folicular, fase ovulatoria y fase lútea o secretoria.

Durante la fase lútea es posible que aparezcan un conjunto de dolencias conocidas como síndrome premenstrual o SPM. Este momento del ciclo dura entre 9 y 16 días y se produce entre la ovulación y la aparición de la menstruación.

El SPM es un conjunto amplio y diverso de síntomas tanto físicos como emocionales que disminuyen o desaparecen al llegar la menstruación. Se manifiesta diferente en cada mujer. Puede ser desde pequeñas molestias, como cefaleas o cambios de humor, hasta evitar el desempeño de las actividades diarias.

Te puede interesar   Cómo bajar el colesterol en la mujer a partir de los 50

Se cree que 3 de cada 4 mujeres en edad de reproducción sufre síndrome premenstrual en distintos grados. Un 5 % de las afectadas puede presentar una forma severa del síndrome conocido como trastorno disfórico premenstrual.

¿Cuáles son sus principales síntomas?

Los síntomas de SPM son variados y aparecen con distintas intensidades en cada mujer y en cada ciclo. Su duración también es incierta. Puede ser desde unas horas hasta 10 días, pero por lo general acaban con la menstruación.

Los síntomas pueden empeorar durante la perimenopausia o en mujeres con elevados niveles de ansiedad, estrés o depresión.

Entre los síntomas más comunes están:

  • Cambios de humor e irritabilidad.
  • Ansiedad y agitación.
  • Insomnio o letargia.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Depresión.
  • Cansancio.
  • Aumento transitorio de peso a causa de retención de líquidos.
  • Turgencia y dolor mamario.
  • Dolor de espalda.
  • Cefaleas.
  • Dismenorrea al inicio de la menstruación.

Otros síntomas menos comunes son:

  • Vértigo.
  • Parestesias en las extremidades.
  • Palpitaciones.
  • Estreñimiento.
  • Cambios en el apetito.
  • Acné y dermatitis.

¿Qué causa el síndrome premenstrual?

Aún no se conocen las causas exactas que pueden generar este síndrome. No obstante, se cree que están bastante relacionadas con los cambios hormonales que se producen durante la fase lútea.

Cuando el óvulo es liberado por el folículo, este se convierte en el cuerpo lúteo y fabrica progesterona y estrógeno, lo que genera cambios en el endometrio para un posible embarazo. Si no ocurre la fecundación, el cuerpo lúteo empieza a disolverse y los niveles hormonales disminuyen provocando la menstruación.

Por eso, el SPM puede ser causa de déficit de progesterona o por hiperestrogenia. También se piensa que puede ser causado por alteraciones hepáticas que evitan una correcta detoxificación del estrógeno, generando concentraciones elevadas de la hormona en sangre.

Te puede interesar   Endometrio engrosado: Causas y Síntomas

¿Cómo tratar el síndrome premenstrual?

Dependiendo del caso, el médico puede recetar complementos para ayudar a regularizar el descontrol hormonal, lo que suele ser la causa más común de este síndrome. Entre los componentes más recomendados están:

  • L-Arginina
  • Omega-3 y 6
  • Zinc y magnesio
  • Vitaminas B6, B12, B9, C, D y E
  • Probióticos como Reuteri, L. Rhamosus, L. Planctarumy L. Longum.

Además de ingerir estos suplementos, es importante tener una dieta equilibrada, baja en sal, con muchos cereales integrales, frutos secos, pescados de mar, verduras y frutas. Igualmente, el ejercicio diario y la meditación pueden ayudar a disminuir algunos de los síntomas. 

En definitiva, llevar una vida sana y con bajos niveles de estrés es muy importante para disminuir los efectos del común síndrome premenstrual.