¿Qué es el suelo pélvico?

El suelo pélvico, un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior, juega un papel crucial en nuestra calidad de vida.

Esta estructura se asemeja a un puente colgante y tiene la función de sostener los órganos pélvicos, que incluyen la vejiga, la uretra, el recto, el útero y la vagina en las mujeres, y la próstata y los testículos en los hombres.

Aunque es fundamental para el bienestar físico y psicológico, especialmente de las mujeres, sigue siendo uno de los grandes desconocidos de nuestra anatomía. Aun así, es imprescindible para nuestra salud entender qué es, a conocer los problemas que pueden surgir cuando se debilita y cómo prevenirlos.

actifemme-suelo-pévico-2

Funciones del suelo pélvico

El suelo pélvico tiene varias funciones esenciales. Por un lado, se encarga de sostener los órganos que se ubican en el interior de la pelvis. Cuando se debilita, la tensión necesaria para ofrecer dicha sujeción desaparece y se producen diversos problemas de salud en la zona.

Además, el suelo pélvico cumple una función de soporte y estabilidad para nuestra columna y nuestra pelvis. Esto significa que un suelo pélvico fuerte y saludable puede ayudar a prevenir problemas de espalda y mejorar nuestra postura. Por último, pero no menos importante, el suelo pélvico influye directamente en la calidad de nuestras relaciones sexuales. Un suelo pélvico tonificado puede favorecer la sensibilidad y el placer.

Problemas Asociados al Debilitamiento del Suelo Pélvico

Cuando el suelo pélvico se debilita, pueden surgir una serie de problemas, algunos de ellos frecuentes e incómodos. Entre los más comunes se encuentran:

  • Incontinencia urinaria o anal.
  • Descenso de los órganos pélvicos, también conocido como prolapso.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Estreñimiento crónico.
  • Dolor en la espalda, especialmente en la zona lumbar.
Te puede interesar   Descifrando la Fertilidad: Cómo Saber si Eres Fértil

Es importante destacar que, aunque estos problemas no son vitales, pueden afectar en gran medida la calidad de vida de quienes los padecen.

Factores de Riesgo para el Debilitamiento del Suelo Pélvico

Existen varios factores que pueden contribuir al debilitamiento del suelo pélvico. Entre los más comunes se encuentran:

  • El parto natural: Durante el embarazo y el parto, la musculatura del suelo pélvico debe soportar un aumento de peso y sufrir un estiramiento considerable.
  • Cirugías ginecológicas: Algunas intervenciones quirúrgicas pueden debilitar la musculatura del suelo pélvico.
  • Deportes de impacto: Las actividades físicas que requieren saltos o movimientos bruscos pueden debilitar el suelo pélvico.
  • Exceso de peso: El sobrepeso y la obesidad pueden ejercer una presión adicional sobre el suelo pélvico.
  • Estreñimiento crónico: El esfuerzo para evacuar también puede debilitar la musculatura del suelo pélvico.
  • Sedentarismo: La falta de actividad física puede contribuir al debilitamiento del suelo pélvico.

Ejercicios para Fortalecer el Suelo Pélvico

El fortalecimiento del suelo pélvico puede lograrse a través de ejercicios específicos, conocidos como ejercicios de Kegel. Estos contraen y relajan de manera repetida los músculos pélvicos, lo que ayuda a tonificar la zona y prevenir las molestias relacionadas con el suelo pélvico. Además de los ejercicios de Kegel, existen otros ejercicios de bajo impacto, como la bicicleta, la natación o la elíptica, que pueden ser beneficiosos para el suelo pélvico.

Cómo Realizar Ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel se realizan siguiendo estos pasos:

  1. Identifica los músculos del suelo pélvico. Para hacerlo, puedes intentar detener la orina mientras estás en el baño. Los músculos que utilizas para hacer esto son los que debes ejercitar.
  2. Contrae los músculos del suelo pélvico y mantén la contracción durante unos segundos.
  3. Relaja los músculos durante el mismo tiempo que los mantuviste contraídos.
  4. Repite este proceso varias veces al día.
Te puede interesar   Cuando hacerse test de embarazo

Es importante destacar que estos ejercicios deben realizarse con la vejiga vacía y que no se debe detener la orina de forma regular como parte del ejercicio, ya que esto puede causar problemas de salud.

Dispositivos para Fortalecer el Suelo Pélvico

Existen muchos aparatos que ayudan a fortalecer el suelo pélvico. Entre los más comunes se encuentran las bolas chinas, que se introducen en la vagina y ayudan a tonificar la musculatura pélvica.

Otros dispositivos incluyen los entrenadores de suelo pélvico, que suelen ser controlados por una aplicación móvil y ofrecen programas de entrenamiento específicos.

Importancia de la Prevención

La prevención es la mejor estrategia para evitar los problemas de suelo pélvico. Los ejercicios específicos, una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable son fundamentales para mantener el suelo pélvico en buen estado.

En caso de presentar síntomas como incontinencia urinaria o dolor durante las relaciones sexuales, es importante consultar a un especialista.

El Suelo Pélvico y la Menopausia

Durante la menopausia, los cambios hormonales que ocurren en el cuerpo de la mujer también afectan al suelo pélvico. Es por ello que en esta etapa es muy común que aparezcan problemas de incontinencia o prolapsos. Por esta razón, es esencial mantener el suelo pélvico fortalecido en esta etapa de la vida.

Conclusión

El suelo pélvico es una parte esencial de nuestra anatomía que merece ser cuidada y fortalecida. Aunque los problemas de suelo pélvico son frecuentes, especialmente en las mujeres, la prevención y el cuidado adecuado pueden ayudar a evitarlos. Con una buena rutina de ejercicios, una alimentación saludable y la ayuda de dispositivos específicos, podemos mantener nuestro suelo pélvico en óptimas condiciones y mejorar nuestra calidad de vida.