Prevención y tratamiento de las infecciones urinarias durante el verano

Las infecciones urinarias, también conocidas como cistitis, son un problema muy común en mujeres de todas las edades. Sin embargo, aunque podemos sufrir una infección urinaria en cualquier momento del año, es en verano cuando se percibe un incremento mayor del número de casos. Esto se debe a diversos factores, como el calor y la humedad, una mayor frecuencia de relaciones sexuales y las visitas a las piscinas. 

La cistitis es una infección de la vejiga, que puede ser causada por bacterias como la E.coli, que acceden a la uretra y ascienden hacia la vejiga. En algunos casos también ocurre debido a la irritación. Aunque no es una infección vaginal en sí misma, puede causar síntomas similares, como dolor o ardor al orinar y la necesidad frecuente de orinar. En comparación a los hombres, las mujeres son más propensas a desarrollar cistitis, ya que tienen una uretra más corta que facilita la entrada de las bacterias.

La infección de orina ocasionada por las relaciones sexuales, también llamada cistitis postcoital, ocurre mayoritariamente debido al roce y al arrastre de las bacterias a la uretra. Si no cuidamos nuestra higiene ni vamos al baño tras mantener relaciones sexuales, es muy probable que ocurra.

En este artículo, analizaremos las causas de las infecciones urinarias en verano, cómo prevenirlas y cómo tratarlas adecuadamente.

prevencion-y-tratamiento-de-las-infecciones-urinarias-durante-el-verano-2-actifemme-scaled.jpg

Síntomas de la infección urinaria

Como ya hemos mencionado, las infecciones urinarias son más comunes en mujeres, pero ¿cuáles son los síntomas que experimentan? Pueden afectar tanto al tracto urinario inferior (vejiga) como al tracto urinario superior (riñones). Los síntomas más frecuentes de una infección urinaria incluyen:

  • Ardor o dolor al orinar.
  • Aumento de la frecuencia en ir a orinar (cada hora o cada media hora).
  • Ganas de orinar constantes y no poder hacerlo (llamado “tenesmo”).
  • A veces, puede haber sangre en la orina.
  • Fiebre en los casos más graves e infección en los riñones si dejamos que se propague.
Te puede interesar   Nudismo con seguridad: protegiendo la zona íntima femenina bajo el sol

Factores de riesgo de las infecciones urinarias en verano

El verano es una época propicia para el desarrollo de infecciones urinarias debido a varios factores, como:

  • Calor y humedad: Estas condiciones favorecen la proliferación de bacterias y la alteración del equilibrio de la flora vaginal, puesto que el ambiente que se genera es propicio para que se multipliquen. Esto puede causan una infección urinaria cuando las bacterias son arrastradas hasta la uretra.
  • Visitas a piscinas públicas: La cloramina (mezcla de cloro y restos orgánicos) y otras sustancias presentes en las piscinas, así como la cantidad de personas compartiendo el mismo espacio, pueden incrementar el riesgo de infecciones.
  • Bañadores húmedos: El uso prolongado de los bañadores en verano, especialmente cuando los llevamos todo el tiempo húmedos, puede generar un ambiente propicio para el crecimiento de bacterias en la zona íntima.
  • Hidratación insuficiente: Durante el verano, se pierden líquidos por el sudor, lo que puede llevar a una disminución en la frecuencia de la micción, favoreciendo la aparición de infecciones urinarias.

Cómo prevenir las infecciones urinarias durante el verano

Para reducir el riesgo de infecciones urinarias en verano, se recomienda seguir algunas pautas:

  • Mantener una adecuada hidratación: Beber al menos 2 litros de líquidos al día, especialmente agua, para favorecer la eliminación de bacterias a través de la orina.
  • Cambiar el bañador húmedo: Evitar pasar mucho tiempo con el bañador húmedo y cambiarse a ropa seca después de nadar en la piscina o en la playa.
  • Mantener una higiene íntima adecuada: Utilizar productos de higiene íntima suaves que no alteren el pH fisiológico de la vagina y ayuden a preservarlo, y evitar duchas vaginales.
  • Evitar la ropa ajustada: La ropa ajustada puede generar más sudoración en la zona íntima, lo que puede favorecer la aparición de infecciones urinarias.
  • Orinar antes y después de las relaciones sexuales: Esta práctica puede ayudar a prevenir la introducción de bacterias en el tracto urinario.
  • Evitar el uso de espermicidas o diafragmas vaginales: Estos productos pueden alterar la microbiota vaginal y aumentar el riesgo de infecciones urinarias.
Te puede interesar   La salud vaginal en los meses de calor: las infecciones vaginales

Tratamiento de las infecciones urinarias en verano

Si se presentan síntomas de una infección urinaria, es importante acudir al médico para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuado. La duración del tratamiento dependerá del tipo de infección y de la gravedad de los síntomas. Cabe destacar que no todas las cistitis se generan debido a las bacterias. En ocasiones, son fruto de la irritación de la vejiga.

En general, las infecciones urinarias se tratan con antibióticos, pero existen otras opciones, especialmente si somos propensos a contraer cistitis. Además del tratamiento farmacológico, existen productos como Urocran, o Urocran Forte en el mercado, que actúan como coadyuvante al tratamiento de las infecciones de orina recurrente y ayudan a prevenir la cistitis, independientemente de la época del año. 

Además, tomando Urocran Forte, podríamos llegar a eliminar la necesidad de tomar antibióticos, puesto que estaríamos previniendo las infecciones antes de que ocurran. Su fórmula contiene D-Manosa, probióticos específicos estudiados en E.coli y extracto de arándano rojo. Estos 3 ingredientes contribuyen al funcionamiento normal del tracto urinario, así como del sistema excretor e inmunitario.

Importancia del tratamiento farmacológico

Aunque existen múltiples opciones naturales para tratar las infecciones urinarias en verano, es importante destacar que no sustituyen el tratamiento farmacológico. Los antibióticos son la primera opción en estos casos, y la elección dependerá del agente causal y de la gravedad de la infección. En este sentido, la evaluación por parte de un médico especialista es insustituible.

Conclusión

Las infecciones urinarias en verano son un problema común que puede prevenirse y tratarse con éxito si se siguen las pautas adecuadas. Mantener una buena higiene íntima, beber suficientes líquidos, cambiar el bañador húmedo y evitar el uso de productos irritantes son prácticas esenciales para reducir el riesgo de infecciones urinarias durante la temporada estival. En caso de presentar síntomas, es fundamental acudir al médico para recibir un tratamiento farmacológico adecuado y seguir las recomendaciones para prevenir futuras infecciones.

Recuerda que si tienes dudas o sospechas de una infección urinaria, siempre debes acudir al médico en primera instancia para un diagnóstico y tratamiento adecuado.

En caso de recurrencias, algo muy común en cistitis, tener siempre a mano Urocran Forte puede ser de gran utilidad, ya que si se empieza a tomar al inicio de los primeros síntomas, es muy probable que no se llegue a necesitar el antibiótico.