Sol, playa y… candidiasis: protegiendo tu salud íntima en verano

La llegada del buen tiempo significa muchas cosas: más planes sociales, viajes, piscina y playa. Pero también supone otras no tan obvias como el aumento de riesgo de infecciones vaginales. 

En este artículo no solamente te explicaremos por qué las infecciones vaginales se vuelven más habituales durante esta estación del año, sino que también te daremos consejos para mantener tu salud íntima, equilibrada y protegida de ellas. 

¿Qué es la candidiasis?

La candidiasis es una infección causada por un tipo de hongo llamado Cándida, la especie más común asociada con esta infección es Cándida álbiccas. La candidiasis puede afectar diversas partes del cuerpo, como la piel, la boca, la garganta, los genitales y el tracto gastrointestinal.

Los síntomas de la candidiasis pueden variar según la parte del cuerpo afectada, pero pueden incluir:

  • Enrojecimiento
  • Picazón
  • Irritación
  • Secreción anormal
  • Dolor. 

La candidiasis oral, por ejemplo, se manifiesta como manchas blancas en la boca y la lengua, mientras que la candidiasis vaginal puede causar picazón, ardor y flujo vaginal espeso.

Se estima que al menos el 75 % de las mujeres experimentarán al menos un episodio de candidiasis vaginal en su vida. Además, hay casos donde esta infección se vuelve recurrente y difícil de tratar. 

Es importante buscar atención médica si tienes algunos de los síntomas indicados. 

¿Cómo se produce la candidiasis vaginal?

La Candidiasis Vaginal se puede producir pro varias razones, los factores de riesgo más habituales son: 

  • El tratamiento de antibióticos, especialmente durante un tiempo prolongado. Esto ocurre ya que los antibióticos tienen la capacidad de alterar el equilibrio natural de los microorganismos de nuestro cuerpo, así incluyendo la vagina. La vagina de una mujer contiene una variedad de bacterias y hongos que coexisten en un balance. Pero, al tomarse antibióticos para tratar una infección bacteriana, los antibióticos no solo pueden eliminar las bacterias patógenas, sino que las bacterias beneficiosas que ayudan a mantener el equilibrio también. Cuando la cantidad de estas bacterias “buenas” disminuyen, puede permitir que los hongos, como la Cándida Albicans, se multiplique y crezca descontroladamente, posiblemente desarrollando una infección por hongos: la candidiasis vaginal. 
  • Durante el período del embarazo. Debido a las alteraciones hormonales, especialmente, puede producir el sobre crecimiento del hongo responsable de la candidiasis. Por otro lado, durante el embarazo hay varios cambios en el pH vaginal que tiende a volverse más alcalino, lo que puede crear un ambiente más propicio para el crecimiento de Cándida albicans. Además, el sistema inmunitario de la mujer se debilita para proteger al feto, haciendo que la mujer sea más susceptible a  infecciones. 
  • Anticonceptivos orales: Los anticonceptivos orales contienen hormonas sintéticas, como estrógeno y progesterona, que pueden afectar el equilibrio hormonal en el cuerpo de la mujer. Estos cambios hormonales pueden alterar el ambiente vaginal. Algunos estudios también sugieren que los anticonceptivos orales pueden disminuir la producción de ácido láctico en la vagina. El ácido láctico es producido por las bacterias «buenas» en la vagina y ayuda a mantener un ambiente ácido que inhibe el crecimiento de hongos y bacterias no deseadas, incluyendo Cándida albicans. 
  • Ropa ajustada: La ropa ajustada, especialmente la ropa interior hecha de materiales sintéticos que no permiten que la piel respire adecuadamente, puede retener la humedad en la zona genital. Un ambiente cálido y húmedo es propicio para el crecimiento excesivo de Cándida. Además, el roce constante de la ropa ajustada contra la piel puede causar irritación e inflamación en la zona genital. Esto puede dañar la piel y crear microabrasiones que facilitan la entrada de hongos y bacterias. El uso constante de ropa ajustada puede afectar el equilibrio del pH vaginal. Un ambiente más cálido y húmedo, junto con cambios en el pH, puede promover el crecimiento excesivo del hongo de la candidiasis. 
Te puede interesar   Los problemas de sueño que tienen las mujeres a cada edad

¿Por qué hay más riesgo de candidiasis vaginal durante los meses de verano?

Candidiasis en Verano

  • Humedad: Durante los meses del verano, es cuándo es más probable experimentar de un clima cálido y húmedo. Este tipo de ambiente, incrementa la probabilidad de que la piel retenga esta humedad. Combinando estos factores climatológicos, crea las condiciones idóneas para el crecimiento del hongo y, por lo tanto, la infección vaginal.
  • Sudor: Es inevitable que el cuerpo sude durante los meses más cálidos del año. Debido a las altas temperaturas y muchas veces el aumento de actividad física en el verano, el cuerpo suda. Debido a este factor, las condiciones de la zona íntima se convierten en aquellas más habitables para la candidiasis. Juntamente con la ropa deportiva, habitualmente hecha de materiales sintéticos y de forma ajustada al cuerpo. 
  • Trajes de baño: Sol, playa y arena. Los tres factores identificativos de la estación veraniega. Los bikinis o trajes para bañarse en el mar o en la piscina son prendas que retienen durante tiempos prolongados el agua y la humedad, además de ser prendas que pueden causar fricción. El uso de estas piezas crea un ambiente característico del crecimiento de la Cándida albicans.  
  • Relaciones sexuales: durante esta época del año las relaciones íntimas aumentan, así incrementando el riesgo de transmisión de infecciones en los genitales. 

¿Cómo puedo evitar la candidiasis vaginal?

Durante estos meses de calor es importante seguir una serie de acciones para evitar la infección de tu zona íntima y mantener una salud equilibrada. Aquí te damos unos consejos para mantener tu vagina equilibrada: 

  • Zona limpia y seca: Después de un baño, la práctica de deporte o sudar, prioriza el cambio de ropa húmeda lo antes posible, limpiando y secando la zona genital correctamente con una toalla limpia. 
  • Ropa interior de algodón: Debido a sus cualidades, este material permite tu zona íntima respirar correctamente. Así evitando la retención de humedad gracias a su transpirabilidad. 
  • Evita ropa ajustada: Para evitar la fricción y promover la transpirabilidad de la zona, opta por prendas fluidas, cómodas y poco ajustadas, especialmente durante los meses cálidos. 
  • Mantén una buena higiene vaginal: Incorpora en tu rutina de bienestar, la limpieza de tu zona íntima. Hay productos respetuosos al equilibrio natural de la vagina como nuestro Actifemme Gel Íntimo, un producto ideal para el uso diario o lavados más frecuentes. En el caso de ya tener una infección por hongos, nuestro Gel Íntimo Alcalino te ayudará a restablecer el equilibrio de tu zona genital. 
  • Higiene Sexual: Usa preservativos de látex durante las relaciones sexuales para reducir el riesgo de transmisión de infecciones, y lava los genitales antes y después de tener relaciones sexuales.
  • Dieta equilibrada:  Una dieta rica en alimentos saludables y baja en azúcares refinados puede ayudar a mantener un sistema inmunitario saludable y a prevenir el crecimiento excesivo de Cándida albicans.

Candidiasis Recurrente

Es posible experimenta múltiples episodios de candidiasis vaginal en un período de tiempo relativamente corto. La candidiasis recurrente se refiere a la presencia repetida de infecciones por hongos, especialmente Candida albicans, en la misma persona. 

Si experimentas candidiasis vaginal recurrente, es importante consultar a un médico para recibir un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento personalizado.

El producto Actifemme® Óptima es un complemento alimenticio que contiene 3 Mil Millones de Probióticos con evidencia clínica demostrada en:

  • Inhibición del crecimiento de patógenos urogenitales.
  • Actividad antiinflamatoria
  • Mejoría de la Vaginosis Bacteriana (VB) y coadyuvante al tratamiento antibiótico en VB. 
  • Reducción de la tasa de recurrencias y restauración de la microbiota vaginal. 
  • Colonización vaginal y gastrointestinal. 
  • Restablecimiento del pH vaginal. 

Es fundamental cuidar nuestra zona vaginal durante todo el año, especialmente durante los meses de verano. Con un poco de atención y algunos hábitos saludables, puedes mantener tu zona vaginal feliz y saludable mientras disfrutas del sol y la diversión.